sábado, 1 de mayo de 2010

Genio

No hay tiempo ni sustancia que pueda oxidar tanto talento. Gracias por seguir tocando.