viernes, 29 de junio de 2007

El ocio dignifica



"Una extraña locura domina a las clases obreras de las naciones donde reina la civilización capitalista. Esta locura arrastra a la continuación de las miserias individuales y sociales que, desde hace siglos, torturan a la triste humanidad. Esta locura es el amor al trabajo, la pasión moribunda hacia el trabajo, llevada hasta el agotamiento de las fuerzas vitales del individuo y de su progenie. En lugar de reaccionar contra esta aberración mental, los sacerdotes, los economistas, los moralistas, han sacro-santificado el trabajo..."
"En la sociedad capitalista, el trabajo es la causa de toda degeneración intelectual, de toda deformación orgánica..."
"Los griegos de la gran época, ellos también, no tenían más que desprecio por el trabajo: sólo a los esclavos les estaba permitido trabajar: el hombre libre no conocía más que los ejercicios corporales y los juegos de inteligencia..."
"Los filósofos de la Antigüedad enseñaban el desprecio al trabajo, esta degradación del hombre libre; los poetas cantaban a la pereza, este regalo de los Dioses..."


Paul Lafargue ( "El derecho a la pereza" 1880)


Gran visionario Paul, era el yerno de Marx. Interesante texto para tener a mano cuando internalizamos la verdad del amo y sentimos culpa por holgazanear.